Triángulos de bastila o pastela de pollo


Whole kitchen en su Propuesta Salada del mes de junio nos invita a preparar un clásico de la cocina marroquí, Pastela Moruna o Bastila.

Ingredientes:

1 kilo de pollo limpio, sin piel
500 g de cebollas
1 cucharadita de canela molida
1 cucharadita de jengibre molido
1/2 cucharadita de cardamomo molido
1/4 cucharadita de pimienta negra
unas hebras de azafrán
2 cucharadas de hojas de perejil picadas
2 cucharadas de hojas de cilantro picadas
4 huevos grandes

125 g de almendras fileteadas
1 cucharadita de azúcar glass
1 cucharadita de canela molida

Un paquete de pasta filo
50 g de mantequilla fundida
1 huevo

azúcar glass y canela molida para adornar


Preparación:

Ponemos las cebollas picadas en una cacerola con un chorrito de aceite, y a continuación el jengibre, la canela, el cardamomo, la pimienta, el azafrán, las hojas de cilantro picadas, y sal.

Añadimos también el pollo, 2 vasos de agua y dejamos cocer a fuego lento 1 hora y media, tapado, removiendo el pollo de vez en cuando.

Transcurrido el tiempo, sacamos el pollo, para que se enfríe, añadimos a las cebollas el perejil y rectificamos de sal, cocinamos unos minutos mas para evaporar el exceso de caldo si lo hubiera.

Batimos los huevos y los añadimos a las cebollas, removiendo sin parar, hasta que cuajen, tiene que quedar cremoso, no caldoso. Dejar enfriar.

Desmigamos bien el pollo con las manos cuando este frío retirando los huesos y lo mezclamos con la mezcla de huevo cocido, fría.

Encendemos el horno a 180º y lo dejamos ya hasta hornear la bastila.

Tostamos las almendras en una bandeja plana en el horno unos minutos con cuidado de que no se quemen.

Cuando las saquemos las dejamos enfriar unos minutos y las mezclamos con una cucharadita de azúcar glass y otra de canela y las reservamos.

Extendemos una lamina de pasta filo, guardamos las otras mientras para que no se sequen, y la cortamos en tres tiras, eso según sea de ancha, las mías eran cuadradas y las he cortado en 3.


Ponemos una cucharada grande de mezcla de huevos y pollo en un extremo, encima una de almendras y pincelamos de mantequilla derretida el resto de las laminas.

Y empezamos a doblarlas en triángulos, como si fuese una bandera, al final untamos mas mantequilla si hace falta para cerrar bien, así hasta acabar con la masa y las almendras.

Ponemos los triángulos de bastila en una placa de horno y los pintamos con el huevo batido.


Horneamos 10 minutos aproximadamente hasta que se ven doraditas, las sacamos y las espolvoreamos con azúcar glass y las adornamos con canela molida.

Llevan bastante trabajo, pero merece la pena, el contraste entre dulce y salado, y crujiente y suave, es muy rico.

Comentarios

Carmen ha dicho que…
Me encanta la presentación. Una manera estupenda de disfrutarla...aunque sean los demás porque a mi no me gusta mucho.

Yo he hecho una dulce con salsa de leche que gustó mucho en casa.

Salu2, Carmen
Mayte✿ ha dicho que…
Me gustó muchisimo así...en triangulos, te han quedado deliciosas y tu blog es muy cálido!

Buen fin de semana.

Entradas populares